Foto de EQUO en 2016 en Sevilla

Verdes Equo: el partido ecologista

Poco a poco Verdes Equo va madurando con los años, y al igual que la madurez de las personas, uno nunca sabe hacia dónde exactamente nos dirigimos.

Una de las cuestiones que me han gustado de estos últimos años ha sido el cambio de nombre.

💚 Verdes Equo

Imagen con el logo de Verdes Equo

Ahora no caben las dudas de que Equo es Verdes Equo: el partido verde de España y miembro de European Green

Si tienes curiosidad, o interés, en conocer cómo es el partido verde en España y cómo lo he vivido desde dentro, sigue leyendo (o buscando en los títulos lo que te pueda interesar) porque te lo voy a contar todo, mirando desde abajo, sobre este partido ecologista: Verdes Equo.

🚩 ¿Hay un partido verde en España?

Aunque parezca mentira, mucha gente en España desconoce que existe un partido verde en España, en todo el territorio, y desde hace más de 10 años.

Verdes Equo es el partido VERDE en España

La política es una locura y las cosas nunca pasan como uno las prevé, me atrevería a decir que como nadie las prevé.

Lo digo porque EQUO, el partido de la ilusión, del verde, de la novedad va ya caminando varios años desde aquel 2011 donde comenzó todo.

Acaba de pasar su adolescencia, en una serie de vorágines internas y externas en la que se ha llegado a unos límites y dificultades casi inimaginables.

Recuerda que para las personas ya es duro pasar a la vida adulta y más difícil sobrevivir con dignidad a la adolescencia. Pues a EQUO le ha pasado igual.

Hoy, con todo lo acontecido, tenemos ya un partido ecologista maduro en nuestro país; pero sigue siendo poco conocido y necesita un mayor apoyo electoral para terminar de despegar.

Pero las bases, y bien sólidas, ya están puestas.

Repasemos juntos ahora, de forma muy breve, cómo ha sido este camino, ¿te apetece?

Vamos a ello…

🖇️ Historia de Verdes Equo

Gracias si te has suscrito ya o, en cualquier caso, por seguir leyendo.

El título de esta sección me ha salido muy pretencioso, pero lo que sí es verdad es que te voy a contar la historia del actual partido verde en nuestro país.

Antes de EQUO: El embarazo

Como te puedes imaginar, esta nueva formación política no surge de la nada.

Desde los años 90, del siglo pasado, existen partidos verdes en España pero siempre habiendo muchas rupturas entre ellos o siendo distintos partidos según la provincia o comunidad autónoma en cuestión.

Hubo intentos previos, pero nunca se consiguió unir a la mayoría de los diferentes partidos verdes.

Con EQUO se consiguió, aunque algunos pequeños partidos verdes quedaron fuera. Muy pocos.

Y, por otro lado, en España iba creciendo el movimiento social en defensa del medio ambiente y lucha contra el cambio climático.

Y ahora sí, vamos con…

El nacimiento de EQUO (hoy Verdes Equo)

De esta combinación entre los viejos partidos verdes y activistas de los movimientos sociales, nació EQUO.

Y nació «oficialmente» pocas semanas después del 15M porque ya se venía preparando todo muchos meses antes agrupando y contactando con diferentes provincias, colectivos y personas concretas.

El 4 de junio de 2011, fue la fecha elegida porque al día siguiente se celebraba el Día Mundial del Medio Ambiente.

Así, Verdes Equo se fundó en 2011 y, por tanto, lleva más de 10 años luchando por el espacio verde en nuestro país y como contrapunto al bipartidismo vigente en aquellos años.

Con el nacimiento de lo que se llamó EQUO en su fundación, surgió la opción más seria y unificada de un partido verde en España.

EQUO se presentó en sociedad con esa marca que trataba de condensar en una palabra el fundamento de su ideología: ecología y equidad. Directos al corazón de la ecología política.

EQUO= ecología + equidad

Así se creó este proyecto EQUO con una clara vocación de diferenciarse de la izquierda clásica y de la socialdemocracia; y dejando lejos, muy lejos, las políticas conservadoras de otros partidos.

Como te adelantaba antes, en 2011 estábamos en plena crisis financiera, económica y social; lo que provocó que surgiera el 15M ante la indignación política de la mayoría de la gente por los recortes provocados por la crisis económica y las políticas antisociales.

Todo lo anterior apuntaba a que el momento parecía perfecto, por lo que Equo (ahora rebautizado como Verdes Equo) fue apoyado por el Partido Verde Europeo desde el principio.

De hecho, el manifiesto fundacional de Verdes Equo se tenía como lema: «Es el momento«.

Sin embargo, a pesar de la cobertura mediática inicial, los malos resultados de las elecciones generales de noviembre de 2011, donde se consiguieron 340.000 votos y un 1,4% de los votos, confirmaron la teoría más pesimista.

Fue un varapalo y un baño de realidad para todos los que estábamos apoyando este proyecto político verde.

Pero yo le saqué una lectura positiva.

Muchos abandonaron el partido y, la mayoría de ellos, eran personas oportunistas que estaban buscando un sillón en algún sitio.

Cuando descubrieron que no iba a ser fácil, se fueron.

Y nos quedamos los que teníamos más vocación y empeño en hacer crecer una fuerza política verde para España.

Pero aquel inicio queda muy lejos.

Y, tras este primer proceso electoral vívido por EQUO, pasemos a ver de forma condensada los siguientes acontecimientos.

La adolescencia de Verdes Equo

Pero, por otro lado, los ecologistas somos persistentes. Después de un mal 2011, no nos rendimos.

De la situación que te he contado surgió de forma natural como otro lema que dejó atrás el del manifiesto fundacional «es el momento». Boca a boca, de unos a otros nos decíamos:

Vamos despacio porque vamos lejos.

Y, es que, llegaba el momento de poner los ladrillos y conseguir representación en las instituciones para comenzar a aplicar la ecología, la equidad y la radicalidad democrática en la política española; y con los medios adecuados…

¡Se consiguió!

Desde aquellos comienzos hasta hoy, Verdes Equo ha tenido representación política en multitud de ayuntamientos (grandes y pequeños), en el Parlamento Europeo (con Florent Marcellesi) y las siguientes comunicados autónomas: Andalucía, Baleares, Comunidad Valenciana, Euskadi y Comunidad de Madrid.

Ya te aviso que esta adolescencia ha sido la etapa más dura dentro del partido.

Por ejemplo, en esas primeras elecciones generales del 2011 en Madrid se logró el 2% de los votos y, gracias a la coalición en Valencia con Compromís se consiguió representación parlamentaria con Joan Baldoví, que fue leal a la coalición toda la legislatura representando en el parlamento a la coalición Equo-Compromis.

Llegamos al periodo 2012-2014

Con esta situación, llega EQUO a 2012 donde tiene que encarar su primera Asamblea Federal (no lo he dicho antes, pero Verdes Equo es un partido asambleario).

gente tras asamblea de Verdes EQUO

Y esta asamblea fue un éxito de participación con cientos de personas, mientras el partido seguía creciendo en afiliación y simpatizantes, con el rumbo puesto hacia las elecciones europeas de 2014.

Pero la política es una carrera de obstáculos y de imprevistos.

Las elecciones europeas siempre han sido un punto fuerte del Partido Verde Europeo. Y EQUO iba creciendo…

Entonces le dio a Pablo Iglesias, a muy poco de estas elecciones, por lanzar Podemos aprovechando su tirón televisivo en las tertulias políticas televisivas, y sabiendo aprovechar bien todos estos recursos con un estilo deslumbrante que puso patas arriba el mundo político.

Mientras, EQUO ser reafirmaba en su coalción con Compromís (aquí hay que recordar que Els Verds -hoy Verdes Equo- está dentro de Compromís desde antes de 2011).

Esta coalición fue ampliada bajo el nombre «Primavera Europea«, en la que se unieron sumaron la Chunta Aragonesista y otros pequeños partidos.

Pero con el tirón mediático y la popularidad de Pablo Iglesias, no fue suficiente para que EQUO pudiera dar la sorpresa y acelerar así su crecimiento.

Foto de Florent Marcellesi, reunido con gente en la calle.

Aunque la coalición sacó un eurodiputado que compartieron durante los 5 años. Estando los dos primeros años y medio con Jordi Sebastiá de Compromís y los 2,5 años restante Florent Marcellesi.

Fue una pequeña victoria verde. Pero EQUO consiguió su primer eurodiputado.

Pasamos al periodo 2015-2018

Desde entonces y hasta el 2019, el partido que ahora es Verdes Equo ha estado experimentando con varios modelos de cooperación política e integración con otras organizaciones, aumentando gradualmente su representación, teniendo influencia en los debates y políticas del Congreso de los Diputados y ayuntamientos muy importantes.

Por ejemplo, tenemos el caso de Madrid, con Inés Sabanés, que colaboró muy de cerca con Carmena. Siendo muy destacado el impacto que plan para restringir el tráfico denominado «Madrid Central«.

Elecciones 2015

En 2015, año de las confluencias y el crecimiento de Podemos, EQUO estuvo representada por tres diputados en el Congreso, donde quiero destacar el papel desempeñado por Rosa Martínez.

Además de y seis diputados en las siguientes comunidades autónomas: Andalucía, Baleares, Valencia, Euskadi y Madrid, como te mencioné antes.

En los ayuntamientos muchos se llenaron de concejales verdes como pasó en Madrid, Valencia, Bilbao, Coruña, Santiago, Valladolid, Salamanca, Córdoba, San Sebastián, Vitoria, Logroño, Albacete y muchos más.

III Asamblea Federal de Equo en 2016

En el 2016 se celebró la III Asamblea Federal de EQUO. Y hablo de ella por su importancia en el desarrollo de los acontecimientos posteriores hasta 2019.

En mi opinión, fue una dura asamblea en la que dio el estirón madurativo que puso las bases de lo que es hoy y de lo que aspira a ser Verdes Equo.

Y fue una locura, porque como sucede en la cabeza de una persona adolescente, las ideas fluyen con fuerza, vienen y van, se contradicen, se acercan, se alejan.

Y, en ese entorno se percibe tensión y cariño, amor y peleas, pasos adelante y pasos hacia atrás…

Así la gente se organiza.

Y surgen personas, y grupos de personas, dispuestas a liderar y dispuestas a competir en procesos de primarias realmente abiertos y participativos.

Y en EQUO la democracia se asume, desde el principio. De echo, quien no la sume termina marchándose.

Y se sufre cuando uno no gana, a mí me pasó en toda esa época de acercamiento a Podemos, pero hay que ser radicalmente democrático y seguir construyendo un futuro mejor en pro de una fuerza política que impulse la ola verde que crece en Europa.

Hubo candidaturas varias, con distintos estilos, con distintas formas de ver el futuro, pero todas las personas y todas las candidaturas tienen una base común muy, muy sólida que es la ecología política.

Hay que tener en cuenta, que el paquete electoral había dado a Equo un escenario complejo con diversidad de confluencias y acuerdos repartidos por todos los territorios.

Y, a partir de aquí vinieron las crisis en los años siguientes, pero antes de pasar al año más negro de esta historia, quiero destacar en positivo que, por primera, vez la ecología política tuvo un impacto significativo en el panorama político español.

El año negro de EQUO: 2019

Esto pensando titular este bloque como el duro paso de la adolescencia a la juventud.

Pero ante la duda me ha parecido de mayor impacto lo del año negro, porque así lo viví y muy, muy de cerca.

Personas que no voy a mencionar y que, a pesar de todo sigo considerando amigas y valorando todo lo que aprendí de ellas, hicieron unas maniobras muy oscuras y de espaldas a este partido asambleario y horizontal que no tienen, ni pueden tener, justificación alguna.

Te voy a contar más detalles, pero por si vas leyendo rápido, todo concluyó en que determinadas personas abusaron de unos poderes para impedir que Equo se pudiera presentar a las Elecciones Europeas en el formato que había decidido los simpatizantes y afiliados: rompiendo con Podemos.

Yo era feliz por ese alejamiento, que nunca aprobé, pero fue muy doloroso todo y mucha gente valiosa se quedó por el camino.

¡Venga va!

Equo llega a su juventud y deja la adolescencia con dolor

Los procesos electorales de ese negro 2019 dieron unos resultados mucho negativos para las diferentes confluencias y, por tanto, para Equo.

Pero hubo dos casos que se libraron de lo peor:

  • En Valencia, Verdes Equo se mantuvo en Compromís y consiguió resultados como ara seguir en el gobierno de la Comunidad Valenciana y en la propia Valencia.
  • Y, en Madrid, donde la crisis de Podemos desembocó en la creación de la plataforma Más Madrid encabezada por Manuela Carmena e Iñigo Errejón, y en la que la gente de Equo participó activamente desde su creación.

Pero, a nivel estatal llegó (¡por fin! en mi opinión) la ruptura definitiva de Equo y Podemos a cambio de pagar un alto precio y no dejar participar a Equo en las elecciones europeas.

Las maniobras a las que hacía referencia más arriba impidieron que Equo pudiera presentarse tal y cómo se había decidido en una votación interna que tuvo todas las garantías y donde ganó concurrir a las Europeas con Compromís y no con Podemos.

Algunas de las personas que dirigían el partido decidieron no aceptar los resultados de esa votación; y por errores o irregularidades, sino porque no les gustaban.

Maniobraron a espaldas de la militancia y del resto de la organización provocando que ante la Junta Electoral Equo estuviera en dos coaliciones distintas, y denegaron la participación del partido verde.

Aquí se rompió la confianza de las bases hacia quienes estaban dirigiendo el proyecto en ese momento. Y que decidieron abandonar e irse a Podemos; tras dejar un desastre político y un reguero de gente quemada o agotada por las disputas internas.

Ese 2019 yo formaba pate de una órgano del partido: la Ejecutiva de Verdes Equo Andalucía. Y lo viví todo desde dentro, con mucha intensidad y mucha tristeza.

Año negro este 2019.

Pero las tragedias también pasan…

En breve, los resultados de Más Madrid, en la que EQUO formaba parte desde sus inicios, triplicaron los resultados de Podemos a nivel autonómico y en Madrid, Manuela Carmena, fue la más votada.

Así que se empezaron a detectar pistas claras de que lo verde podía ocupar un espacio político diferenciado.

Para mí, siempre ha sido más que evidente el hecho de lo verde, en política, era una opción diferente y necesaria.

Y, por supuesto, que debe estar alejado de todo partido que no tenga en su centro ideológico la ecología política.

Así, Al final de este accidentado año 2019, en noviembre, la gente de EQUO decidimos de forma masiva por presentarnos a las elecciones generales en coalición con Más País, liderado por Iñigo Errejón, que se definía a este nuevo proyecto político como verde, feminista y de justicia social.

Estas elecciones llevaron a Inés Sabanés a convertirse en diputada en el Congreso.

Y queda claro que hay un espacio político verde y necesario en el mapa político de nuestro país.

Nueva etapa de Verdes Equo hasta 2022

Desde entonces hasta hoy ha habido mucho trabajo de cuidarnos desde dentro, renovaciones de cargos y, hacia fuera, mucho trabajo desde las instituciones.

Y todo aderezado con esta pandemia que no nos abandona.

Debemos crear un lugar, un clima interno, donde tomemos conciencia que en la diversidad de opciones que tenemos para elegir en VERDES EQUO está la riqueza de este partido.

Por cierto, ha sido justo tras salir del confinamiento por Covid cuando se dieron los pasos para cumplir el mandato aprobado en Asamblea de que Equo pasara a denominarse: VERDES EQUO.

Imagen con el logo de Verdes Equo
Verdes Equo: el partido verde en España

Verdes Equo está construyendo hoy un espacio político verde independiente en España, pero muy cercano y de la mano con el Partido Verde Europeo, del que forma parte.

La ecología política es el nuevo paradigma que nos puede traer las soluciones a los grandes problemas del siglo XXI.

Y que tengamos un partido Verde fuer en España no es cuestión de minorías y curiosos, sino que aspira a ser un proyecto mayoritario y ejercer el gobierno lejos de las conservadoras políticas de las derechas y de las anquilosadas en el siglo pasado, de las izquierdas.

En España nos merecemos tener un partido ecologista como Verdes Equo, o como la suma de Verdes Equo y Más País, que sea equiparable en resultados a los que vemos en Alemania, Francia, Bélgica y los Países Bajos.

Llegados a este punto quiero contaros de forma muy breve el EQUO que veo…

🏃‍♀️ El futuro de Verdes Equo

El partido VERDE es más necesario que nunca y la prioridad debe ser ganarse a la gente, y crecer como organización para, luego, ganar elecciones y transformar radicalmente la realidad:

Para tener un mundo mejor todos.

Para eso hacer falta un partido verde.

La emergencia climática no es ninguna tontería, es el mayor problema que tenemos y, literalmente, nos la estamos jugando con el cambio climático y los políticos siguen morando para otro lado.

Fíjate como siguen pasando las cumbres del clima, como si no pasaran.

U otro ejemplo muy concreto es el fenómeno de las macrogranjas en España.

El futuro de Verdes Equo debe ser un futuro lleno de verde esperanza por el bien de todos.

¿Cómo debe ser el partido verde?

El Verdes Equo para el futuro debe abanderar sin ambages el ecologismo político, la defensa de los derechos humanos, la equidad social, y la regeneración democrática.

Y eso, ¿cómo se hace?

Lo primero volver un poco la mirada atrás a aquel primer manifiesto de Verdes Equo para desde ahí retomar el impulso de la ilusión de los primeros años.

Y, lo segundo, no solos; sino en cooperación con la ciudadanía, los movimientos sociales y otras fuerzas políticas siempre que tengan como base ideológica la ecología.

III Asamblea de EQUO VERDES Andalucía
Foto de la III Asamblea del partido verde en Andalucía. Equo Andalucía por aquellos años.
El Verdes Equo para el futuro debe abanderar sin ambages los planteamientos de la ecología política, la equidad social, la defensa de los derechos humanos y la regeneración democrática. Clic para tuitear

¿Cuándo es el momento del éxito para el partido verde en España?

Pues no se puede esperar más porque el cambio climático, la realidad sanitaria, social, económica y ecológica que tenemos encima es tremenda.

Ya es el momento de dar un paso decisivo y ser coherentes con nuestros valores y con la lucha ecologista: radicalidad democrática, ética ciudadana, responsabilidad, autonomía y solidaridad.

Y, para recorrer este camino, es necesaria una organización fuerte pero donde se escuchen todas las voces y los conflictos se resuelvan desde el respeto al otro y total transparencia y honestidad democrática.

¿Dónde hace falta ya un partido verde?

En todo el planeta Tierra.

Y, en España, por supuesto; que ya hay muchos países europeos donde la ola verde ha cogido un impulso imparable y nos merecemos que esa ola inunde España y refresque todas las decisiones políticas de nuestro país.

Urge una potente voz que promueva la transformación ecológica de la economía, un nuevo modelo energético basado en renovables, el respeto a los límites geofísicos de nuestro planeta y, con ello, a la naturaleza, en general.

Y, por supuesto, contando con la gente, con toda la gente y sin dejar a nadie atrás; trabajando por la justicia distributiva, el estado del bienestar, la protección social, los derechos civiles y laborales, la igualdad de oportunidades, la diversidad ecológica, sociocultural y lingüística, y la paz entre los pueblos.

¿Con quién se puede construir un partido verde?

Vista la historia, esta puede ser la pregunta más difícil de responder y, quizás, más personal.

En mi opinión, y por todo lo aprendido, Verdes Equo debe estar abierto a la coloración con cualquier otro partido político desde las instituciones para sacar adelante los proyectos que sean coherentes con la ideología del partido verde.

Pero, de cara a con quién presentarse a unas elecciones en coalición, solo veo la posibilidad de hacerlo con partidos similares que, aunque no sean miembro del Partido Verde Europeo (como Verdes Equo), al menos, sí tengan la ecología como el pilar de sus programas electorales, de su ideario y de sus acciones política

Ahora, en 2022, cumplirían esos requisitos Más País y, como siempre, Compromís, hablando desde una perspectiva nacional.

Y lo que hay que hacer, si hay coalición, es dejar de mirarse el ombligo los partidos y ponerse a trabajar por y con las personas, siendo esto siempre lo primero.

¿Y cómo hacerlo?

Poniendo en práctica una política capaz de dar una respuesta de forma participativa a las demandas ciudadanas, recuperando la confianza de la población en la acción política y aportando propuestas sólidas y novedosas en pro de la justicia social y ambiental.

Frente a las políticas de los partidos tradicionales, Verdes Equo debe:

Recuperar la política como un instrumento de transformación y gestión pública y colectiva que dé respuesta a las pequeñas necesidades y grandes aspiraciones de las personas y la sociedad para hacer posible la felicidad cotidiana dentro de los límites ecológicos del Planeta.

Florent Marcellesi

Pero quedan más preguntas por responder.

Y la que viene ahora no es baladí porque empieza a haber cierto interés por algunos partidos en abanderar y proclamarse como partido verde.

Entonces…

🌿 ¿Por qué Verdes Equo es el partido verde?

Porque es un proyecto abierto basado 100% en la ecología política desde su fundación y que será lo que las personas que estemos dentro de él decidamos democráticamente.

Porque es el partido que ya nació siendo verde y feminista desde la justicia social.

Y, lo que le da formalidad y validez política a que sea considerado como el partido verde en España es que es el representante en en nuestro país del Partido Verde Europeo (European Greens).

Así que…

Es el momento de el partido verde @EQUO de un paso decisivo y constituirnos en una organización política a la altura a los retos del siglo XXI: Clic para tuitear
Reunión de Verdes Equo en Sevilla
Reunión de Verdes Equo en Sevilla

💪 La fuerza de Verdes Equo

En la ecología política es donde radica la fuerza de Verdes Equo.

Y de ahí surge un partido donde dialogamos y nos escuchamos, donde decidimos todos, donde los que “mandan” son coportavoces de sus asambleas (pero coportavoces de verdad).

Quien conoce a Verdes Equo por dentro termina por enamorarse de un proyecto transformador que camina hacia un nuevo paradigma social justo y ecológicamente viable.

Imagen de portada con Foto de la primera asamblea de Verdes Equo Andalucía
Foto de la primera asamblea de Verdes Equo en Andalucía

Y, ahora, quiero dirigirme a todas las personas de dentro de Verdes Equo:

En la diversidad de opciones que tenemos para elegir está la riqueza de un partido de gente que tiene por bandera la cooperación política.

Así que, sean quienes sean las personas elegidas, hablemos, démonos las manos, caminemos y sigamos creciendo porque es lo que necesita Europa y nuestro país; además…

¡Es lo mejor que sabemos hacer!

Si has llegado leyendo hasta aquí, estarás cansado, pero… ¿quieres que te cuente algo más personal?

🧘‍♂️ Verdes Equo y mi historia personal

Para los ciudadanos que tenemos claro que las decisiones de los políticos nos afectan día a día y que, por tanto, nos importa la política.

Y, en mi caso, sin haber participado nunca en ningún partido…

Verdes Equo, desde su manifiesto primero, es un empujón, un aire fresco, otra cosa diferente, lo que hacía falta para iniciar un camino alejado de más de lo mismo.

Una vía para que muchos construyéramos un partido de personas para las personas: sin ambición personal sino con vocación de servicio.

No se trata de protagonismos o ser siempre el elegido; para eso me voy al PP o al PSOE y acabo antes.

Se trata de trabajar por lo que uno cree que es bueno y necesario para el conjunto de la sociedad.

Y digo «conjunto» queriendo: No puedo mirar a Andalucía, a Cataluña, a mi pueblo, a mi cachito.

Los problemas son globales y todo está interrelacionado.

Opino que hay que mirar al conjunto de las personas que habitamos el planeta; y hacer de Europa el modelo de equidad social y equilibrio ambiental para que todos vivamos dignamente, todos.

Y en ese camino ya anda el Partido Verde Europeo.

Volviendo a la ilusión del arranque de VERDES EQUO, para mi, ese es el camino:

El despertar, el contar con los otros, el poder respetar a los demás y el ser consciente de que no puedo pretender que un partido que se construye entre muchas personas (porque es muy horizontal aunque algunos insistan en negarlo) sea 100% un partido a mi imagen y semejanza.

Así, creo sinceramente que la mejor opción es buscar lo que nos une, que además es lo que más afecta a la economía, la sociedad y el medio ambiente, y dejar las pequeñas diferencias.

La equidad social y la ecología son dos pilares que tenemos claro nos pueden llevar a una sociedad sostenible en lo económico, social y ambiental, y como alternativa real a una salida diferente de esta crisis sistémica.

Se ha debatido mucho, se ha reflexionado mucho…

Así que ahora es el momento de poner unos cimientos sólidos para seguir construyendo de forma colectiva y como los ciudadanos que quieran participar del proyecto decidan.

Para mí VERDES EQUO es de las personas para que las personas puedan hacer política e, igualmente, cada persona puede elegir cómo hacerla: en un partido asociado, en una corriente, en una coalición…

Cabemos todos y debemos construir todos un camino de EQUIDAD SOCIAL Y ECOLOGÍA.

Llegados a este punto, y ante el debate de etiquetas, nombres y filosofías, deciros que yo no necesito ninguna etiqueta del pasado, de los que ya tienen o han tenido experiencias políticas, o de los que estudian historia, o de periodistas, o de politólogos…

Eso sí, aprendiendo de todos.

Con todo mi respeto a todas las personas de otros partidos, hagamos realmente algo nuevo para tener resultados nuevos.

A mí, y hasta la fecha, me vale con esta etiqueta:

VERDES EQUO

Una «etiqueta» que no se  mire el ombligo sino a la realidad que nos envuelve, que mire a los ojos a los problemas de las personas y se deshaga en el esfuerzo por tratar de solucionarlos.

Y como dice un amigo mío si esto no sale bien:

Si VERDES EQUO no se consolida o no consigue nada electoralmente.

No pasa nada, será porque la sociedad actual no lo quiere, no lo necesita o no lo ve.

👌 Únete a Verdes Equo

Solo me queda animarte a que te unas a Verdes Equo ahora en este enlace y que construyamos entre todos, de forma horizontal y transparente, un mundo mejor para todos; por sí se puede. Se puede conseguir.

¿Te apuntas a Verdes Equo? CLIC AQUÍ.

Y piensa…

A veces es bueno tener un buen recuerdo y saber de dónde vienes porque, aunque lo creas olvidado, es la base para hacerlo mejor.

¿Y tú, qué futuro quieres para VERDES EQUO?

Abraham Velázquez

@ecoabraham

Post data a Verdes Equo

A modo de post data, déjame que incluya aquí íntegramente el manifiesto original de Equo con el que empezó todo.

Antes lo tenía enlazado, pero se va perdiendo la información y cada vez me costaba más encontrarlo.

Así que copio aquí, literal en íntegramente el Manifiesto 4 de junio del 2011:

Por un nuevo proyecto político compartido y comprometido con la ciudadanía y nuestro Planeta: Es el momento”.

Es el documento inicial con el que los pioneros de EQUO hicieron un llamamiento al que muchos nos sumamos con ilusión, ganas y fuerzas.

Aún hoy estamos aquí, sí estamos aquí.

El manifiesto “Es el momento fue el detonante que hizo que todo empezara. Y con este manifiesto muchos nos sumamos a construir un partido verde importante para nuestro país.

Manifiesto fundacional Verdes Equo: «Es el momento»

Por un nuevo proyecto político compartido y comprometido con la ciudadanía y nuestro Planeta: Es el momento

En los últimos 50 años, la humanidad ha intervenido sobre la naturaleza y transformado los ecosistemas más rápida y extensamente que en ningún otro período de tiempo comparable de la historia.

Esto ha contribuido a obtener considerables beneficios para el bienestar humano y para el desarrollo económico, pero no para todos los habitantes del planeta, y se ha realizado a costa de deteriorar el aire, el suelo, el agua y la diversidad biológica.

Este deterioro está provocando la acentuación de la pobreza para millones de personas y miles de comunidades humanas, la extinción de numerosas formas de vida y la pérdida irreversible de los beneficios y servicios proporcionados por los ecosistemas destruidos, haciendo disminuir considerablemente las posibilidades de desarrollo de las generaciones presentes y futuras. 

El uso de recursos ha excedido los límites: la población humana mundial usa más recursos que los que el planeta puede generar.

La humanidad se encuentra sumida en una deriva progresiva hacia un escenario global de futuro incierto, amenazado por un cambio climático de consecuencias catastróficas y una crisis sistémica sin precedentes.

El cambio climático no amenaza al planeta en tanto que tal, pero sí a la civilización humana. La humanidad corre el peligro de perder el control sobre su propio destino.

En el pasado reciente se había extendido la ilusión de que bastaría con una toma de conciencia de los gobiernos sobre la importancia de la dimensión ambiental para propiciar los cambios necesarios.

La formulación del desarrollo sostenible en sus dimensiones ambiental, social y económica, la adopción de compromisos concretos en las Cumbres de Río 92 y Johannesburgo 2002 y la firma de los Convenios de Cambio Climático y de Biodiversidad, parecían iniciar la senda del cambio.

Sin embargo, en estos veinte años, la presión sobre los ecosistemas y su degradación, la desaparición de especies, el agotamiento de recursos no renovables, la pérdida de suelo, agua y atmósfera disponibles, la huella ecológica, la contaminación y las enfermedades de origen ambiental… han seguido creciendo a mucha mayor velocidad que en los veinte años anteriores, sin haber resuelto los principales problemas sociales.

Mil millones de personas no disponen de agua potable, dos mil millones no tienen acceso a la energía eléctrica y tres mil millones viven con menos de dos euros al día. En España, sin ir más lejos, en esos mismos veinte años se han construido tantos edificios como en los últimos veinte siglos, con los correspondientes impactos y pérdida de territorio y recursos naturales, pero no se ha conseguido solucionar el desempleo.

La era del despilfarro ya no puede continuar; la autorregulación del mercado ha resultado ser un espejismo.

Las políticas tradicionales no han tomado nota de esta realidad e insisten en un modelo de desarrollo inviable. En este contexto la pasividad política no es una opción.

Todo en aras de un progreso económico que la crisis ha revelado fallido.

Es más: ese desarrollismo ha sido una de las causas principales de la crisis que hoy azota la economía mundial.

La crisis no es tan sólo financiera, se trata de algo mucho más profundo: es la crisis de un modelo productivo y de consumo claramente insostenible, que debe cambiar.

Pero las políticas tradicionales siguen encaminadas solamente a promover la continuidad de ese modelo.

La idea de que es la expansión del sistema económico lo que solucionará la pobreza en el mundo simplemente no es realista: si todos los habitantes del planeta consumieran lo mismo que los de los países desarrollados, se necesitarían tres planetas, y sólo tenemos uno. La era del despilfarro ya no puede continuar; la autorregulación del mercado ha resultado ser un espejismo.

Las políticas tradicionales no han tomado nota de esta realidad e insisten en un modelo de desarrollo inviable. En este contexto la pasividad política no es una opción.

En España hemos asistido en los últimos dos años a una paralización progresiva de las políticas ambientales para satisfacer las presiones e intereses de los sectores más vinculados a las actividades desarrollistas como la sobre-pesca, la especulación inmobiliaria o la agricultura más insostenible.

Esta parálisis en lo ambiental ha sido el preludio de un giro antisocial en el ámbito de las políticas económicas.

Con la excusa de la crisis se han puesto en marcha medidas encaminadas a recortar derechos laborales y debilitar el sistema de protección social, que tanta lucha necesitaron para ser instaurados, para dar satisfacción a los intereses y demandas de los llamados mercados financieros, es decir de los responsables de la crisis.

Los grandes partidos comparten de tal modo su identificación con este modelo económico, productivo y social, que cada vez más ciudadanas y ciudadanos, en particular los más inquietos por la realidad social y ambiental, se sienten decepcionados y se alejan del compromiso político.

EQUO, formado por personas que compartimos una trayectoria común de trabajo a favor de la sostenibilidad ambiental y la equidad social, nace con la voluntad de dinamizar un amplio movimiento sociopolítico que promueva soluciones viables a los grandes desafíos de nuestro tiempo y ofrezca un cauce de participación política a las personas que no se resignan a contemplar pasivamente esta situación.

En especial, EQUO quiere ofrecerse como un espacio de acción política para las generaciones emergentes de jóvenes inquietos ante la crisis social y ambiental que azota la humanidad, dispuestos a comprometerse generosamente para encontrar individual y colectivamente soluciones de actualidad a los desafíos de nuestro tiempo.

EQUO quiere conectar también con las ciudadanas y ciudadanos que aspiran a vivir de una manera distinta, que no sea tan dependiente del consumismo y la acumulación de propiedades y deudas, sino que repose en un consumo más responsable y en una mejor calidad de ocupación y de vida.

EQUO quiere convocar a cuantas personas, profesionales, expertos y activistas sociales tengan ilusión y voluntad de aportar propuestas para la reorganización política y económica de las relaciones humanas y de la sociedad con la naturaleza.

Ahora es el momento. Otras orientaciones económicas y sociales se imponen. Otro tipo de sociedades son indispensables.

Otra prioridad en los valores es deseable: la responsabilidad para con las personas y la sociedad, con los animales y con las generaciones futuras; el equilibrio en las relaciones con la naturaleza; la equidad entendida como igualdad de oportunidades y protección social; la solidaridad entre las personas, los pueblos y las generaciones; el ahorro, la mesura y la eficiencia en el uso de los recursos; la democracia participativa y prospectiva; el pacifismo activo… para abrir caminos hacia otro proyecto realista de sociedad y de civilización en el que sea posible la convivencia pacífica y el bienestar humano para toda la población ajustando el desarrollo a los límites físicos y biológicos del planeta, en un mundo que, aunque no perfecto, sea viable para todos y más justo.

Aunque una nueva propuesta alternativa de sociedad, superadora del capitalismo y el productivismo, en particular en lo que se refiere a un diseño completo de su funcionamiento económico es algo que está por inventar.

Llevará su tiempo, pues no hay recetarios ni dogmas preestablecidos para elaborarla. También se requerirá una suficiente acumulación de experiencias en esa dirección. Pero hacerlo es imprescindible.

A esta tarea, modestamente, EQUO quiere convocar a cuantas personas, profesionales, expertos y activistas sociales tengan ilusión y voluntad de aportar propuestas para la reorganización política y económica de las relaciones humanas y de la sociedad con la naturaleza.

Tampoco partimos de cero. Hay muchas ideas que van en esa dirección. Algunas de ellas han sido formuladas en las distintas ediciones del Foro Social Mundial.

Otras han sido expresadas incluso por los organismos de Naciones Unidas, como las contenidas en la propuesta de Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde) o en el informe sobre Empleos Verdes.

Tales soluciones han sido concretadas para nuestro continente en la propuesta Green New Deal para Europa de los Verdes Europeos.

Todas ellas contemplan reformas hacia la reducción paulatina de la huella ecológica, buscando nuevas formas de consumo, producción, transporte, una nueva manera de trabajar y de habitar las ciudades y el medio rural.

Son reformas que implican profundos cambios del sistema financiero europeo e internacional, proponen una amplia reforma fiscal y estimulan la investigación científica y la creatividad industrial de acuerdo con las necesidades reales de la sociedad y los límites de la biosfera.

La crisis ha puesto al descubierto las debilidades del sistema productivo español. La profundidad de la crisis no ha sido el resultado de la rigidez de las relaciones laborales, cuando duplica las tasas europeas de temporalidad. Tampoco se debe a un exceso de gasto social cuando es bastante menor que el de los países de su entorno.

Las reformas necesarias solo pueden ser concebidas en un contexto mundial, en el que Europa es nuestra casa.

La Unión Europea es la primera que debe de adoptar medidas de cambio. En primer lugar, porque los países que la forman han explotado más que ninguna otra región sus recursos naturales y los de terceros países y tiene una enorme deuda ambiental pendiente.

Pero también porque, por sus capacidades económicas y tecnológicas y por la vitalidad de su sociedad civil, es un espacio privilegiado para emprender un cambio con influencia mundial.

A pesar de sus defectos, la Unión Europea ha construido un espacio de paz y cooperación entre los veintisiete estados y 80 pueblos que la componen; ha construido un sistema de protección social y derechos laborales del que carecen otras regiones del mundo; ha liderado los primeros pasos de la agenda climática internacional; ha fomentado cierta protección de los espacios naturales e impuesto algunas restricciones a la industria y al uso de sustancias químicas.

Necesitamos influir en Europa, no sólo porque es en Europa donde se adoptan las decisiones políticas que tienen más influencia en la vida de los ciudadanos, sino también porque Europa se encuentra en un dilema: o bien recupera su papel de defensora de los derechos sociales y el medioambiente; o bien se convierte en una herramienta al servicio de la supremacía de los mercados financieros sobre las instituciones democráticas.

Desgraciadamente, es esto último lo que está sucediendo, por lo que hace falta que las oportunas resistencias nacionales o sectoriales –como la Huelga General del 29-S, coincidente con Jornada de Acción convocada por la Confederación Europea de Sindicatos– desemboquen en los próximos años en un modelo diferente de construcción europea y un modelo alternativo de desarrollo.

La legitimidad del proyecto europeo se logrará reinventando el lugar de Europa en el mundo y extendiendo las políticas de protección social y ambiental en vez de debilitarlas.

La crisis ha puesto al descubierto las debilidades del sistema productivo español. La profundidad de la crisis no ha sido el resultado de la rigidez de las relaciones laborales, cuando duplica las tasas europeas de temporalidad.

Tampoco se debe a un exceso de gasto social cuando es bastante menor que el de los países de su entorno.

La profundidad de la crisis se debe a un modelo productivo dependiente de la especulación y el ladrillo, que además ha fomentado la corrupción a unos niveles alarmantes.

Las inversiones públicas y las ayudas europeas se han orientado en exceso a desarrollar infraestructuras ambientalmente insostenibles y económicamente ineficientes.

Se dijo que eran para generar y consolidar el empleo pero ahora resulta que España es el país con más kilómetros de autovía y más aeropuertos y el que acumula la mayor tasa de desempleo.

Sin embargo, la peculiar situación española en el contexto europeo e internacional, aconsejaría una senda de desarrollo diferente para cambiar un modelo productivo demasiado dependiente de sectores y actividades insostenibles.

Posibilidades no le faltan: cuenta con la mayor riqueza en biodiversidad de la Unión Europea, con un potencial extraordinario en el desarrollo de las energías renovables, con la mayor superficie cultivada de agricultura ecológica, con excelentes profesionales en ámbitos como la salud, la investigación científica y la educación, con una sociedad civil activa y comprometida… que podrían llevar a construir un desarrollo diferente y con futuro y una transición justa para alcanzarlo.

Pero para generar el cambio necesario se requiere otra política diferente a la ofrecida por los partidos tradicionales y se necesitan otras prioridades en política. EQUO ha nacido para hacerlo posible.

Sus crisis, nuestras soluciones:

ANTE LA CRISIS ECONÓMICA: Economía sostenible, reforma del sistema financiero, fiscalidad ambiental, consolidación de la protección social y recuperación de los derechos laborales, Transporte y Edificación sostenibles, fomento de los Empleos Verdes, I+D+i para un cambio de modelo de desarrollo.

ANTE LA CRISIS CLIMÁTICA Y ENERGÉTICA: Cumplimiento del Protocolo de Kioto; 30% de reducción de emisiones para 2020; Transición justa a una economía baja en carbono; fin de la Energía Nuclear; Ahorro y eficiencia energética y 100% de Energías Renovables.

ANTE LA CRISIS AMBIENTAL: Cumplimiento efectivo de la normativa ambiental, protección de la biodiversidad y su correspondiente financiación; fin del maltrato a los animales.

ANTE LA CRISIS POLÍTICA: Tolerancia cero con la corrupción; máxima transparencia de las actuaciones públicas; democracia participativa con amplia participación de la sociedad civil; democracia prospectiva que contemple las consecuencias y responsabilidades a largo plazo de las políticas adoptadas.

ANTE LA CRISIS GLOBAL: Reforma de las instituciones financieras internacionales, desaparición de los paraísos fiscales y tasa a las transacciones financieras; giro en la política de la Unión Europea, para orientarla hacia la sostenibilidad ambiental, el empleo y la solidaridad; justicia ambiental; cumplimiento de los Objetivos del Milenio y 0,7 para ayuda al desarrollo; desarme y solución pacífica de los conflictos.

Verdes Equo

Espero te haya servido para informarte o para animarte a participar en el proyecto verde, pero quiero escucharte en los comentarios y en la valoración de las estrellas de más abajo. Gracias. ⬇️

4.9/5 - (7 votos)
Abraham Velázquez Moraira
Últimas entradas de Abraham Velázquez Moraira (ver todo)

Suscríbete al blog Mirar Desde Abajo

RESPONSABLE: Abraham Velázquez Moraira // Cuidaré tus datos como hago con los míos // más detalles a pie de página //

Resumen
Verdes Equo: el partido ecologista
Nombre del artículo
Verdes Equo: el partido ecologista
Descripción
Verdes Equo es el partido verde en España. Esta es su historia, su futuro y mis vivencias. Vamos a conocer al representante del Partido Verde Europeo en nuestro país.
Autor
Publisher Name
Abraham Velázquez @ecoabraham
Publisher Logo

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Buenas ideas y muy bien escritas. Merece difusión. Como tú dices, el que nos conoce por dentro, se enamora del proyecto.

  2. Todo eso suena muy bonito ahora sería ponerlo en práctica y no olvidar que somos frutos de la Madre Naturaleza.
    No abandonarla a su suerte y cooperar con cientos de ONG’S Naturalistas existentes que están en la misma lucha.
    Gracias un cordial saludo

    1. Hola Emilo. Gracias por dejar el comentario y compartir tu opinión. En el artículo cuento tal y cómo lo he vivido.

      Tengo pendiente actualizarlo con lo que ha ido pasando después.

      En cualquier caso, España necesita más que nunca una fuerza política verde, que sea muy fuerte, para afrontar la emergencia climática, transformar la economía y hacer una sociedad más justa en igualdad.

      Es un gran reto, pero claro que vamos a por ello.

      Lo dicho, Emilo. Gracias por compartir tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.