Sobre la política sin políticos: con ciudadanos

Para los ciudadanos que tenemos claro que las decisiones de los políticos nos afectan día a día y que, por tanto, nos importa la política. Y, en mi caso, sin haber participado nunca en ningún partido… Creo que veo las cosas, como suelo decir, desde abajo.

EQUO, desde su manifiesto primero, es un empujón, un aire fresco, otra cosa diferente, lo que hacía falta para iniciar un camino alejado de más de lo mismo. Una vía para que muchos construyéramos un partido de personas para las personas: sin ambición personal sino con vocación de servicio. No se trata de protagonismos o ser siempre el elegido; para eso me voy al PP o al PSOE y acabo antes. Se trata de trabajar por lo que uno cree que es bueno y necesario para el conjunto de la sociedad, Y digo «conjunto» queriendo: No puedo mirar a Andalucía, a Cataluña, a mi pueblo, a mi cachito. Los problemas son globales y todo está interrelacionado. Opino que hay que mirar al conjunto de las personas que habitamos el planeta y hacer de Europa el modelo de equidad social y equilibrio ambiental para que todos vivamos dignamente, todos. Y en ese camino ya anda el Partido Verde Europeo.

Volviendo a la ilusión del arranque de EQUO, para mi, ese es el camino: el despertar, el contar con los otros, el poder respetar a los demás y el ser consciente de que no puedo pretender que un partido que se construye entre muchas personas (porque es muy horizontal aunque algunos insistan en negarlo) sea 100% un partido a mi imagen y semejanza. Así, creo sinceramente que la mejor opción es buscar lo que nos une, que además es lo que más afecta a la economía, la sociedad y el medio ambiente, y dejar las pequeñas diferencias. La equidad social y la ecología son dos pilares que tenemos claro nos pueden llevar a una sociedad sostenible en lo económico, social y ambiental, y como alternativa real a una salida diferente de esta crisis sistémica.
A pocos días del Congreso Constituyente del Partido Político EQUO, surgen voces que intentan destacar sobre el resto, con asuntos y temas que en el fondo, y en mi opinión, lo que ocultan es una ambición por cuotas de poder o de influencia en las decisiones. Se ha debatido mucho, se ha reflexionado mucho… así que ahora es el momento de poner unos cimientos sólidos para seguir construyendo de forma colectiva y como los ciudadanos que quieran participar del proyecto decidan. Caben múltiples formas inclusivas de fomentar esa participación sin hacer divisiones y aceptando que no sólo hay una vía para buscar la confluencia de personas, organizaciones o corrientes en EQUO.
Por último una pregunta ¿alguien cree que hablar de divisiones, corrientes, disputas, puestos, nos distinguen de alguien? ¿Motivan a alguien a sumarse a EQUO, a un proyecto por construir? Para mí EQUO es de las personas para que las personas puedan hacer política e, igualmente, cada persona puede elegir cómo hacerla: en un partido asociado, en una corriente, en una coalición… Cabemos todos y debemos construir todos un camino de EQUIDAD SOCIAL Y ECOLOGÍA.

Llegados a este punto, y ante el debate de etiquetas, nombres y filosofías, deciros que yo no necesito ninguna etiqueta del pasado, de los que ya tienen o han tenido experiencias políticas, o de los que estudian historia, o de periodistas, o de politólogos… Eso sí, aprendiendo de todos. Con todo mi respeto a todas las personas, hagamos realmente algo nuevo para tener resultados nuevos. A mí, y hasta la fecha, me vale con una etiqueta: EQUO. Una «etiqueta» que no se  mire el ombligo sino a la realidad que nos envuelve, que mire a los ojos a los problemas de las personas y se deshaga en el esfuerzo por tratar de solucionarlos.

Y como dice un amigo mío si esto no sale bien… Si EQUO no se consolida o no consigue nada electoralmente… no pasa nada, será porque la sociedad actual no lo quiere, no lo necesita o no lo ve.

Abraham

admin

Activista de la defensa del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias; amante de la justicia y de la paz. Y apuesta por un nuevo modelo energético. En lo laboral, es empleado en área comercial de una teleco. Reside en Alcalá del Río, Sevilla. España.

Un comentario sobre “Sobre la política sin políticos: con ciudadanos

  • el 07/01/2012 a las 9:03 am
    Permalink

    Muy bueno Abraham. Bastante clara y acertada tu opinión sobre lo que al final son los egos a la hora de querer construir un partido a su imagen y semejanza consiguiendo más de lo mismo…eso ya lo tenemos y queremos algo diferente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies