¿Puertas al monte? Pues sí, se las ponen.

En Sevilla, como en otro montón de sitios hay una gran afición a salir en bicicleta por las carreteras o por los caminos. Y es más habitual de lo que te imaginas encontrarte con «las puertas del campo.» Sí, porque al contrario del dicho «es como ponerle puertas al campo» que parece indicar que es muy difícil, para algunos es muy fácil en detrimento de la mayoría.

En esta ocasión quiero resaltar el caso de la Central Hidroeléctrica de Guillena, perteneciente a Red Eléctrica Española y, en un pasado, a Sevillana (ahora Endesa).

Resulta que la carretera de acceso a la Central tenía paso libre para todas las personas, uniendo una ruta muy bonita para los ciclistas entre la zona del Cerro Negro y la antigua carretera de la N-630 conocida como Cuesta de la Media fanega.

Cerrado el paso en Central Hidroeléctrica de GuillenaTras unos 4 km recorridos desde el cruce de la Carretera Nacional 630 te topas con una valla muy sólida, muy alta y bien armada para impedir el paso a todo lo que se mueve.

Puedo entender que por motivos de seguridad haya que proteger determinadas zonas de la instalación, pero no por ello cortar el paso a una zona amplísima de un paisaje natural digno de ser visto y disfrutado.

Los ciclistas más viejos del lugar cuentan cómo era una ruta habitual hasta que cada vez fue la empresa poniendo más objeciones, luego una pequeña valla que impedía el paso a los coches y, finalmente, esta auténtica barbaridad.

El caso es que una vez más el abuso del poderoso perjudica a la mayoría de ciudadanos en temas que, además, no perjudican a nadie. Se debería legislar de tal forma que la mayor parte de zonas de paso tuvieran un carácter de uso público para el disfrute de todos. Por ejemplo, ¿qué daño pueden hacer unos ciclistas que pasen por el lugar?

Hay muchos casos similares a los que se debería de dar solución y frente a los cuales debemos revelarnos. ¿Conoces alguno y me lo cuentas?

Y recuerda que sí que se le ponen puertas al campo, y hasta concertinas, que no son sólo para la vergonzosa valla de Ceuta y Melilla.

Concertinas para cerrar paso a ciclistas

Abraham Velázquez Moraira
@ECOabraham

admin

Activista de la defensa del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias; amante de la justicia y de la paz. Y apuesta por un nuevo modelo energético. En lo laboral, es empleado en área comercial de una teleco. Reside en Alcalá del Río, Sevilla. España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies